Home » estilos » colonial »

 

APROVECHA AL MAXIMO TU SALON (PARTE 1)

El cuarto de estar o salón es el indiscutible rey del hogar en cuanto a decoración se refiere. Si nos fijamos bien, pocas casas se distribuyen al margen de esta estancia y, en realidad, ésta preside y determina la disposición de todo el conjunto. No en vano, el salón es el centro de nuestra vida social, donde hacemos las reuniones con los amigos o conversamos con la familia.

Precisamente por el elevado uso que hacemos del cuarto de estar o salón, la variedad de muebles y accesorios que se necesita es alta: sillas, sofás, mesas de comedor y de centro, muebles auxiliares para la televisión o el equipo de música… La lista puede hacerse larguísima y dependerá de las necesidades de cada uno. No es difícil imaginar entonces que, incluso los ambientes más agradecidos, lleguen a saturarse y nos parezcan aún más pequeños de lo que son en realidad.

Guarpi te proporciona los trucos, consejos e ideas que puedes aplicar para que tu salón se convierta en un lugar cómodo y diáfano en el que todas tus visitas se sientan relajadas, como en su casa. Para ello, no te harán falta grandes obras, ya que las reformas que te proponemos tienen la peculiaridad de conseguir grandes resultados con muy poco esfuerzo.

Dale color

La luminosidad es una de las variables que más influye para que un espacio determinado parezca más grande. Para repartir la luz que llega a nuestra casa, nuestros mejores aliados serán los tonos claros, que reflejan la luz y ayudan a que se reparta por toda la casa. Crudos, pasteles, beiges y en general cualquier color claro, ayudan a nuestro propósito. Si optas por el blanco conseguirás un efecto único de luminosidad y frescor añadiendo unas gotitas de azul a la pintura. Debes tener cuidado de seguir una misma base de tonos neutros, no sólo para las paredes, sino también para las tapicerías, suelo, cortinas, etc. Introducir accesorios un poco más oscuros te ayudará a crear mayor profundidad visual: prueba con los estores o cortinas.

Reflejos de vida

Otro de los trucos que propician que la luminosidad aumente es el uso de espejos. Gracias a sus reflejos podemos multiplicar la cantidad de luz, ya sea ésta artificial o natural. Además conseguirás otro efecto visual, gracias a la mayor profundidad del reflejo, que parece duplicar la estancia. No debemos olvidar que el espejo debe ser considerado también como otro elemento ornamental en sí mismo, y no como un mero instrumento técnico. Debemos por lo tanto cuidar el estilo del mismo para que sea el apropiado y no desentone; atención especial merece el marco, cuyo tono y acabado debe coordinar con el resto de elementos.

Tags:

 

Comments are closed.