COLOR, EMOCIÓN Y HOGAR

Los colores tienen impacto sobre nuestras emociones. Nos predisponen a la alegría, a la relajación, al bienestar, también tienen la capacidad de ponernos nerviosos, de desconcentrarnos… todo depende de cómo y dónde se utilicen.

Podemos usarlos para crear ambientes dentro de nuestro hogar a nuestro favor.

Antes de ponernos a decorar pensemos cómo queremos sentirnos en esa estancia de la casa. Así, podremos escoger la gama de colores y las líneas a utilizar.

No queremos llegar a casa tras un día agotador y encontrarnos con un salón incómodo, que no nos acoja, o con una habitación inquietante que dificulte nuestro sueño.

COLORES Y SUS EFECTOS

El blanco  ayuda a crear sensación de amplitud, ilumina el hogar, además es un color que combina estupendamente con todos los demás. Es el color de la pureza, aporta paz y confort, por lo que se convierte en color ideal para espacios donde queremos aclarar pensamientos.

El color negro denota personalidad y autoridad. Bien utilizado da un toque de elegancia a la decoración. De lo contrario, si abusamos de él puede llegar a crear estados de cansancio y pesadez.

El rojo es un color apasionado, atrevido, aporta vitalidad y a la vez calidez, es reconfortante. Su efecto activante es beneficioso si se aplica con toques moderados, sobre objetos decorativos, cojines, cuadros… Es un buen color para espacios comunes, como el salón, el comedor, y para espacios de juegos o entretenimiento.

 

El amarillo simboliza al Sol en sabidurías milenarias de oriente. Estimula la alegría, la claridad mental y favorecen el buen funcionamiento del cerebro. Se puede usar en cuartos donde se quiera activar el optimismo y el intelecto, ideal para un despacho o zona de estudio.

El naranja es la combinación del rojo y del amarillo. Tiene mucha luz y activa una gran fuerza, estimula la creatividad, la conversación y el apetito. Genera sensaciones de bienestar y calidez. A continuación vemos una habitación juvenil en la que se combina este color con mobiliario en blanco y mucha luz natural, quedando una habitación totalmente acogedora.

El violeta es un color misterioso, transmite serenidad y confort. Los violetas más azulados refrescan, son el color de los ideales y la espiritualidad, inspiradores en la toma de decisiones. Los violetas más rosados son sexys, divertidos, y femeninos. De nosotros dependerá a qué estancias de la casa queremos llevar estas sensaciones.

El verde es el color de la naturaleza. Da sensación de rejuvenecimiento y tranquilidad, calma ansiedades y tensiones, favorece un buen descanso y un sueño plácido. Por tanto es un buen color para dormitorios y lugares íntimos como el baño, aunque es apto para cualquier rincón de la casa. Combinado con mucha luz natural activa sus propiedades.

El color de la relajación y la tranquilidad por excelencia es el azul. Es el color de la calma y la paz interior. Evoca al mar y al cielo. Favorece la paciencia y la perseverancia. Es un buen color para utilizar en espacios reservados para la reflexión.

Es bueno saber como punto de partida qué sensación o estado estimula cada color  para decorar tu casa, pero lo importante es averiguar con qué colores nos sentimos nosotros a gusto.

Para algunos, que predomine el blanco en una habitación puede resultar el entorno ideal para descansar, mientras que para otros un entorno así les puede parecer totalmente aburrido. Necesitarán para la misma actividad otros estímulos, necesitarán otros colores.  

Tags: , , , , ,

 

Comments are closed.