Home » descanso »

 

GUIA PARA UN DESCANSO SALUDABLE

Los dolores de espalda son uno de los principales motivos de consulta médica y de bajas laborales. Muchas de estas dolencias se pueden prevenir con hábitos muy sencillos como dormir sobre una superficie adecuada, adoptar posturas correctas al realizar movimientos y esfuerzos cotidianos de forma que la espalda sufra lo menos posible.

Una espalda sana necesita un buen descanso, por eso debemos de concienciarnos sobre la importancia  del cuido de nuestra espalda.

Un equipo de descanso saludable se compone  de un colchón adecuado, una base adaptable al colchón  y una almohada que se elegirá en función de la postura que adoptemos al dormir.

Un colchón excesivamente duro es tan perjudicial como uno demasiado blando, en el que la columna “flota” sin la debida sujeción. Siempre que se pueda elegir, es preferible una cama grande, en especial si se duerme acompañado, ya que, de esta manera podemos cambiar de postura con mayor frecuencia y evitar posturas forzadas. Como norma general, el colchón debe ser al menos 10 cm mas largo que la altura de la persona que duerme en él. Además es aconsejable un ancho de al menos 90 cm para cama individual y 150 cm para cama doble.

Si dormimos boca arriba, la almohada debe ser baja y blanda, para asegurar que la columna cervical forma con la columna dorsal el mismo ángulo que al estar de pie. Si dormimos de costado, la almohada debe ser alta y dura, para mantener el cuello en el eje de la columna dorsal asegurándonos que no caiga ni rote.

La mejor postura, es situarse boca arriba, apoyando toda la columna sobre el colchón. Dormir boca abajo no es recomendable, ya que al hacerlo se suele modificar la curvatura de la columna lumbar, y para poder respirar se mantiene el cuello girado durante varias horas. Dormir de costado es una opción intermedia que permite un buen descanso si se realiza adecuadamente. En todo caso es recomendable cambiar de postura frecuentemente.

Para un correcto mantenimiento del colchón es conveniente realizar el volteo del mismo al menos dos veces al año. Los equipos de descanso, deben renovarse como recomendación general cada diez años.

Para finalizar también tenemos que tener en cuenta “cosas que hay que evitar” como:

-Dormir en la misma posición, especialmente más de 7 horas.

-Dormir en camas pequeñas que obliguen adoptar posturas concretas, especialmente si no son simétricas.

-Dormir en camas excesivamente duras.

-Dormir en colchones o bases deterioradas.

Si durante el día no tiene dolores de columna y aparecen durante el sueño o al despertar, es muy probable que su cama, su colchón y/o su forma de dormir sean incorrectas.

 

 

Comments are closed.