Home » Cocina »

 

LA COCINA FUNCIONAL

Distribuirla bien te hará ganar amplitud, comodidad y tiempo.

Una cocina debe tener tres zonas diferenciadas: la de cocción, la de aguas y la de despensa. Lo más práctico es distribuirlas de modo que se comuniquen en un recorrido triangular imaginario: es lo que se llama “triángulo de trabajo”. También se debe tener en cuenta la cantidad de armarios que necesitaremos y el espacio que ocuparán  los electrodomésticos. Una buena solución decorativa es elegirlos panelados e integrados en el mobiliario.

Si disponemos de una cocina amplia y cuadrada, lo más apropiado es distribuir en U: crea el triángulo de trabajo perfecto, porque se puede destinar un frente a cada función. Otra opción es colocar una isla, lo que  nos permitirá ganar mas metros de encimera y un espacio extra para almacenar. Alrededor de la isla debe quedar un espacio libre de un metro aproximadamente para que podamos  movernos con comodidad. Otra buena alternativa es la distribución en L: nos permitirá tener una pared central despejada donde, por ejemplo, podemos crear un pequeño office. Si por el contrario tenemos una cocina alargada y estrecha, lo mejor es colocar los muebles en una sola línea, con el  fregadero y la zona de despensa a ambos lados de la zona de fogones. Pero también es muy común, encontrarnos con cocinas de reducidas dimensiones, por eso la tendencia del mercado es diseñar muebles cada vez más adaptables para no dejar ni un solo rincón sin aprovechar. Un buen ejemplo de ello son las columnas despenseras extraibles, que con solo 30 cm ancho y 60 de fondo ofrecen muchisima capacidad.

Ejemplo de cocina con zona de trabajo en "U"

Los módulos rinconeros son perfectos para sacar partido a los ángulos de la cocina: sus estantes giratorios permiten acceder fácilmente a todo el contenido. También vale la pena aprovechar el rodapié de la cocina para instalar cajones (donde podemos guardar desde bandejas hasta útiles de limpieza). Los armarios con bandejas extensibles son otro acierto para cocinas pequeñas, ya que regalan mas espacio de trabajo cuando lo necesitas.

Los cajones caceroleros también son muy cómodos, porque permiten tenerlo todo a la vista. En cuanto a los armarios superiores apaisados son más accesibles: almacenan a lo largo y no a lo alto.

Tags:

 

Comments are closed.